AGENDA POLITICA. 3 DE DICIEMBRE


COMPARTE ESTA INFORMACION CON TUS CONTACTOS...

 

 

= Peña Nieto, la misma fórmula aplicada en 2011.

= Meade ya elevó el nivel de competencia del PRI

= “Chuquiqui” Hernández Chávez está de regreso

= A llamar el grupo de la “M” en Sinaloa, llama Meade

=Premio nacional de buen gobierno a Jesús Valdez


 

Jorge Luis Telles Salazar

 

Simplemente, Enrique Peña Nieto aplicó, en 2017, la misa fórmula que le representó un éxito rotundo en 2011, tanto así que el resultado lo amarró como el único aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Revolucionario Institucional.

En 2011, Peña, como gobernador del Estado de México, tenía que elegir sucesor, facultad absoluta en manos de los gobernadores estatales bajo el mandato de los presidentes panistas Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón; escenario, a su vez, imposible con mandatarios priistas. Y Peña Nieto se inclinó por Eruviel Avila, cuando su corazón, completito, estaba con su pariente Alfredo del Mazo Masa.

Y ahora, en 2017, Enrique Peña decidió por José Antonio Meade, a pesar de que, de nuevo su corazón, era de otro; en este caso, de su secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong.

En aquel 2011, Peña, para poder amarrar de una buena vez la candidatura del PRI a la presidencia de la nación, tenía que hacer ganar a su candidato en el Estado de México. Y no solo ganar, sino hacerlo de manera contundente, como para no dejar dudas de la fortaleza de la corriente política, mediática y empresarial, que pretendía arrebatarle al Partido de Acción Nacional el Poder Ejecutivo Federal.

El triunfo de Eruviel – quién había amenazado a EPN de lanzarse por un partido de oposición, de no ser él el ungido – no fue contundente: fue aplastante, sencillamente.

Y luego del resultado no hubo sombra de duda: Peña iría por la presidencia del país.

En este 2017, seis años más tarde, Enrique Peña optó por una de las dos únicas cartas de su baraja de cinco, con las que podría recuperar, de entre la sociedad en general, al menos parte de la credibilidad perdida en su partido, durante estos cinco largos años de mandato constitucional: José Antonio Meade. La otra, a juicio de Agenda Política, era su secretario de Salud, el doctor José Narro Robles. Ninguno más.

Y no fue, por supuesto, una decisión asumida al azahar.  De hecho, con las reservas del caso, tenía nombre y apellido desde finales de agosto próximo pasado, a la eliminación, por parte de la última asamblea nacional del Revolucionario Institucional, de “candados” para la postulación de un externo o un ciudadano, como candidato presidencial.

Desde ahí, las cosas comenzaron a evolucionar a favor de Meade y la tendencia se vino a la alza entre la ciudadanía en general, no así entre los sectores del priismo, cuyo gallo era Osorio Chong, según sondeos de las empresas en esto especializadas.

Y si con Eruviel, en 2011, Peña buscó amarrar la candidatura presidencial, cosa que obtuvo con creces ¿Qué es lo que pretende ahora con Pepe Toño?

Fácil.

En primera instancia, lógico, mantener a su partido en el poder: presidencia de la República y Congreso de la Unión. En el peor de los casos: un resultado decente, decoroso, que, cuando menos, proporcione armas al PRI para la defensa de los suyos, ante la avalancha que se les vendrá encima – de perder por supuesto – justo a partir del primero de diciembre del año venidero.

Para esto, además del llamado voto duro de su partido (alrededor de 15 millones, según las últimas estimaciones), requiere de sumar adeptos entre los militantes y simpatizantes de otros institutos políticos y de la sociedad misma, por supuesto.

Esto solo Meade (o Narro) lo podrían lograr y de ahí la inclinación de la balanza a favor del hoy precandidato presidencial. Los restantes, más de lo mismo, lamentablemente.

¿Cómo conseguirlo?

El plan ya es claro: a la intensa campaña en beneficio del ex secretario de Hacienda y Crédito Público del gobierno federal (entre otros “ex”), a quien se venderá como el hombre que acabará con la corrupción y mejorará la economía de México, se agregará la descalificación de los opositores (Andrés Manuel, seguro y Anaya y Mancera, posibles) y la fragmentación del voto, con dos o tres candidatos independientes; entre ellos, dos de mucho peso como Jaime Rodríguez y Margarita Zavala.

Cierto, hay muchos lastimados y agraviados entre el priismo tradicional y uno de ellos es precisamente Osorio Chong; pero es indiscutible que la decisión no podía venir por otro camino.

De entrada, con Meade, Peña Nieto logró ya lo que todavía hace unos meses parecía impensable: meter al PRI en la competencia presidencial para 2018. Todavía unas semanas antes, nadie, en efecto, daba un cacahuate por la suerte del partido tricolor en las próximas elecciones y ahora, apenas días después, ya no son pocos los que hasta la adjudican posibilidades de victoria.

Las mediciones iniciales le han dado un buen posicionamiento a Meade, al ubicarlo en empate técnico en el segundo puesto con el candidato del Frente Opositor, aunque todavía debajo de Andrés Manuel; pero esto, apenas comienza.

Habrá más claridad, sin duda, en el curso de los próximos meses; pero de lo que no hay vuelta de hoja es que la decisión de Peña no fue la mejor: era, de hecho, la única a su alcance.

Digo.

= “EL CHUQUIQUI” ESTA DE REGRESO =

Y bien.

Tras cumplir su tercer ciclo como presidente del Comité Directivo Estatal del PRI – con una carrera política de 50 años y ya con 70 de edad -, Jesús Enrique Hernández Chávez (la tarde del 29 de noviembre de 2013) dejó la dirigencia del partido en Sinaloa en manos de Martha Tamayo Morales, la que ocupaba, hasta entonces, un cargo de alta jerarquía en el Comité Ejecutivo Nacional, al lado de Cesar Camacho Quiroz.

Y aquella vez, al despedirse, con el sarcasmo que habitualmente caracteriza a su humor, les dijo, en privado, a los nuevos líderes del priismo sinaloense:

= Pues ya me voy. Si me ocupan de nueva cuenta, sencillamente, no duden en llamarme.

Y bueno, usted ya lo sabe: ya le hablaron de nueva cuenta.

Solo cuatro años después.

Ahora, para presidir la comisión estatal del proceso interno, que estará en operación hasta el 2020 y cuya responsabilidad, como su nombre textualmente lo indica, es la de sacar adelante las candidaturas del tricolor en el plano doméstico: presidencias municipales y diputaciones locales. Las restantes – par de senadurías y 7 diputaciones federales –se ubican en el plano federal y será la comisión nacional la que tomará, en su momento, cartas en el asunto.

(“El Chuquiqui” fue presidente del CDE del PRI por vez primera en 1978 y se sostuvo en el cargo hasta los primeros días de febrero de 1981, cuando lo quitó el nuevo gobernador Antonio Toledo Corro para colocar ahí a Jesús Manuel Viedas Esquerra e iniciar uno de los escasos periodos de inactividad en la trayectoria del aludido. Por segunda ocasión, en enero de 1987, por decisión de Francisco Labastida Ochoa, quien no precisamente de la mejor manera le dio las gracias seis meses después – afrenta que se cobró en diciembre de 1989 al votar, en la cámara convertida en colegio electoral, en contra de la victoria de Lauro Díaz Castro, por la presidencia municipal de Culiacán, cosa que a él le costó tres años en la congeladora y a Juan Millán, la presidencia del partido - . Y por tercera, la primavera del 2013, cuando MaLoVa por fin pudo doblegar al bloque de los aguilaristas, mismos que habían logrado, apuradamente, tener el PRI en sus manos, con Cenovio Ruiz, Pablo Moreno Cota y Jesús Burgos Pintos. Las circunstancias permitieron, en ese año, la malovización del tricolor en Sinaloa, así como la claridad en las nunca disfrazadas intenciones del entonces gobernador.)

¿Complicada la nueva tarea de Hernández? Sí y no. El proceso interno del PRI rara vez se obscurece toda vez que las candidaturas suelen definirse por la vía de la unidad y si algo tienen los priistas es su institucionalidad y su estricto acato a las órdenes superiores. De cualquier modo, nunca está de más alguien con la serenidad y experiencia del “Chuquiqui”.

Hernández Chávez ya rindió su protesta como tal (ante el presidente del CDE, Carlos Gandarilla García) y desde la configuración de este organismo honorario y honorable se advierte que le dieron manga ancha para invitar al mismo a gente de todas sus confianzas: Carolina Castro Rodríguez, Marco Antonio Trujillo Rodríguez, Cruz María Mendoza González, Jesús Ernesto Alcaraz Viédas, Edna Karely Galaviz Aragón, Juan de Dios Quintero, Adelaida Ayón Lares e Hipólito Garzón López.

Un par de días después de aquel 29 de noviembre de 2013, Jesús Enrique Hernández entró en funciones como diputado local y se convirtió, de inmediato, en el líder de la fracción priista y en el presidente de la Junta de Coordinación Política, por decisión del entonces gobernador Mario López Valdez.

(Fue  hasta entonces, por cierto, cuando MaLoVa -tres años después del arranque de su mandato - logró también el control pleno del Poder Legislativo. En el inicio de su sexenio, ciertamente, tuvo algunos diputados malovistas completamente entregados a su causa; pero no pudo evitar, por ejemplo, el arribo de Cenovio Ruiz a la jefatura del grupo parlamentario del PRI y a la titularidad de la recién creada JuCoPo. Su antecesor, Jesús Aguilar, le ganó la careada  y López Valdez tuvo que tragarse su coraje. En realidad era una situación muy polarizada: PRI y Congreso se mantenían como las principales trincheras de JAP, incluso ya con Mario en el poder).

A su vez, en el Congreso, Hernández Chávez le entregó la estafeta (septiembre 30 de 2016) a la priista-quirinista Irma Tirado Sandoval, en el arranque de la sexagésima segunda legislatura y todos los presentes, sin excepción, premiaron con una afectuosa y larga ovación al Chuquiqui, lo que se interpretó, en sentido estricto, como un genuino reconocimiento a su persona y posiblemente como una despedida a su carrera política.

Sin embargo, ya vemos que no fue así. Un año y dos meses después y el ilustre cosalteco está de regreso. Y lo políticamente más importante: con el aval absoluto del actual gobernador Quirino Ordaz Coppel.

¿Qué os parece?

= DE AQUÍ Y ALLA =

01.- Error de primaria el cometido por algunos priistas sinaloenses con cargos de nivel al postear ayer actividades dominicales, propias de los que ya andan en campaña para algo más. Con la difusión de su agenda en las redes sociales, eliminaron todas las dudas: no fueron considerados para estar presentes en el acto de registro como precandidato presidencial de José Antonio Meade. Muchos, más mañosos, de todos modos hicieron el viaje a la ciudad de México y merodearon por los rumbos de Insurgentes Norte,  a sabiendas de que, de cualquier modo, no tendrían acceso al sitio de la reunión. Preferible esconderse y guardar silencio y dejar que cada quien pensara lo que le viniera en gana.

02.- En redes sociales, por cierto, el precandidato presidencial del PRI ya envió su primer mensaje a los sinaloenses: a fortalecer al grupo de la “M”. ¿Quién encabeza el grupo de la “M”? Mario Zamora, por supuesto, con esa “M” que luce en su cinturón y con la que, de cuando en vez, le ha dado por adornar luminarios e implementos públicos de las principales ciudades del Estado. Y ¿Qué tal un enfrentamiento entre la “M” y el “trébol”? Caray. Como cambian las cosas. ¿No?

03.- En la ciudad de México, por cierto, Jesús Valdez Palazuelos recibió el Premio al Buen Gobierno Municipal 2017, otorgado por la Federación Nacional de Municipios de México. Esto, en reconocimiento a un proyecto específico: la creación del Centro Municipal de Negocios, que dirige David Peñuelas, en el ámbito de la secretaría de desarrollo económico del municipio, a cargo de Jaime Cabrera. Se trata, sin duda, de uno de los principales programas de Chuy Valdez. Como que la inversión privada ha crecido en más de un cien por ciento – respecto al año pasado – en la actual administración municipal. En hora buena.

04.- La actividad que registra, a propósito, un crecimiento impresionante en Sinaloa, es la relacionada con el sector turismo. En este primer año de gobierno de Quirino Ordaz Coppel, para no ir muy lejos, el arribo de turistas extranjeros a Sinaloa – particularmente al puerto de Mazatlán – ha experimentado un ascenso del orden del 111 por ciento y del nacional en un 8 por ciento. Todo esto afloró, con claridad, en el marco de la comparecencia, ante la cámara de diputados, de Marco Antonio García Castro, secretario de turismo de la actual administración gubernamental. ¿Qué os parece?

Y:

05.- Por lo visto, leído y escuchado, todo parece indicar que el gobernador Quirino Ordaz Coppel propondrá al Congreso del Estado una modificación en la ley de ingresos para 2018, respecto al cobro del impuesto sobre refrendo vehicular, una vez tomado la decisión definitiva de eliminar la aplicación del gravamen sobre tenencia de automóviles. Sugerirá Quirino cobros diferenciados en función de los modelos y costos de los automóviles, asunto que se pondrá a consideración de los ciudadanos diputados, quienes tomarán, en su momento, el acuerdo que consideren prudente. Pendientes.

= LOS CORTOS =

LA BUENA noticia para los aficionados mexicanos que planean viajar a Rusia el próximo verano (con motivo del campeonato mundial de futbol) es que muy rápido estarán de regreso. El sorteo, efectuado el viernes próximo pasado en la ciudad de Moscú, fue un desastre para la selección nacional de nuestro país: enfrentará a Alemania – campeón mundial cuya selección “B” nos goleó 4-1 en la Copa Confederaciones; Suecia, que eliminó a Italia y Corea del Sur, adversario también complicado al que, sin embargo, le ganamos en el Mundial Francia-98. Cierto, México juega mucho mejor contra los buenos equipos que contra los mediocres; pero en el Mundial no hay parámetros: los colosos siempre serán colosos y siempre ganan los mismos, como dice José Ramón Fernández. En fin…ORALE.- A propósito de temas deportivos, nuestra felicitación para el compañero periodista, colega y casi hermano, Fausto Castañas, quien acaba de recibir el galardón “Fray Nano”, otorgado por la Confederación Nacional de Cronistas Deportivos. Esto tuvo lugar en Can Cún; pero si usted quiere invitar a Fausto por ahí, hágalo: no será desairado. Y ya está de regreso en Culiacán, por cierto. Felicidades…OJO.- En Agenda Radio, de Radio UAS, el embajador Enrique Hubard habló sobre el movimiento separatista de la república de Cataluña y la inquietud de los catalanes en el sentido de separarse de España. Los conceptos de Hubard causaron revuelo y además de llamadas, importante número de mensajes en las redes sociales. Uno de ellos, el del ex rector de la UAS, David Moreno Lizárraga. ¿Cómo ve?...APUNTELO.- Manuel Clouthier Carrillo navega en aguas tranquilas rumbo al total de firmas que requiere para asegurar su candidatura al Senado de la República por la ruta de los independientes y su participación, por ende, en los comicios para el año entrante. Clouthier, como usted sabe, lleva como suplente al conocido cheff y empresario restaurantero Miguel Taniyama. Ya le contaremos…COLOFON.- Y hasta aquí por hoy. Nos vamos ya, con nuestros deseos de siempre: Dios los bendiga.

=0=

 

 

Anterior Premian JUMAPAM y CEAPAS la creatividad de la niñez mazatleca
Siguiente Demanda Sinaloa Nuevo Modelo de Desarrollo Urbano: Dip. Marcial Liparoli

Sin comentarios

Deja una respuesta