AGENDA POLÍTICA


Por: Jorge Luís Tellez.

 

Finalmente, hay presupuesto de

Egresos del Estado para el 2020

= Aprobado la madrugada del martes 24, por mayoría.

= En contra, tres diputados del partido de AMLO

= Acuerdos desde el principio, a diferencia del año pasado

= Reasignaciones y asignaciones hasta por mil 300 mdp

= Murió el roquero “Concho Beltrán”. Descanse en paz

 

Jorge Luis Telles Salazar

 

A la 1.30 horas de la madrugada del martes 24 de diciembre, la sexagésima tercera legislatura del Congreso del Estado aprobó (por contundente mayoría) el presupuesto de egresos del gobierno de Sinaloa, para el 2020, cuya cantidad es idéntica a la prevista por la Ley de Ingresos: 55 mil 659 millones 246 mil 270 pesos. Pesos más, pesos menos, dentro del parámetro de los últimos años, considerado ya el porcentaje inflacionario.

Esta sesión, de carácter extraordinario, había iniciado el lunes 23 a la hora de reglamento; pero se acordó, de inmediato, un receso indefinido para el análisis final del dictamen de la Comisión de Hacienda Pública y Administración, en torno al presupuesto de egresos remitido por el titular del Poder Ejecutivo, desde el 30 de noviembre próximo pasado.

La voz de receso, sin embargo, pareció ser también la orden que esperaban integrantes de muchos grupos presentes para tomar todas las instalaciones del Palacio Legislativo, salón de plenos incluido. Todos, obviamente, en demanda de presupuesto para sus respectivas organizaciones.

Y a partir de entonces, los señores diputados se dividieron la chamba.

Unos, por un lado, a desahogar todo tipo de discusiones en torno al dictamen de la comisión correspondiente; otros, a buscar un lugar disponible, donde poder reanudar la sesión, para la votación final. La idea era volver al recinto oficial para no incurrir en ningún tipo de desviación legal; pero fue imposible, con ánimos caldeados y copados todos los espacios físicos del salón de plenos y de las otras áreas del Palacio Legislativo. Así se eligió uno de los salones del hotel Lucerna, con la indicación contundente de mantener el sitio en la más absoluta de todas las reservas.

Así, entre rumores, discusiones, análisis y la sede del Legislativo en manos de demandantes de presupuesto – con razón o sin ella – corrieron las horas, llegó la noche; se acabó el día 23 y llegó el 24. Para entonces algunos de los asistentes en el salón de plenos, ya se habían retirado; entre ellos, el rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, doctor Juán Eulogio Guerra Liera, al recibir información en el sentido de que se mantendrían inalterables los 100 millones de pesos adicionales a favor de la centenaria institución. El recado lo hizo llegar el diputado priista Faustino Hernández, por indicaciones del coordinador de la fracción, Sergio Jacobo Gutiérrez.

Pasada la media noche y con toda la discreción que fue posible, los señores diputados se movilizaron al hotel Lucerna, para reanudar la sesión en uno de sus salones. Quienes interceptaron el mensaje, intentaron bloquear los accesos al hotel; pero no fue posible por la intervención de los cuerpos de seguridad.

Y bueno, ya planchado el dictamen, se analizó, votó y aprobó en poco más media hora. De 39 de 40 diputados presentes, 36 votaron a favor y 3 en contra. El ausente, el diputado Ocadio García, de MoReNa, por cuestiones de salud. En contra: Beatriz Adriana Zárate Valenzuela, Pedro Domínguez Lobo y Apolinar García; los tres, del Movimiento de Regeneración Nacional, rebeldes al liderazgo de Graciéla Domínguez.

Hasta entonces, hubo presupuesto: a la 1. 30, del 24 de diciembre de 2019.

Y a lo que sigue pues.

= MADUREZ ENTRE LA MAYORIA DE LOS DIPUTADOS =

Y bien.

Así, a simple vista a la conclusión que se llega es que, a pesar de los temas que habitualmente polarizan el ambiente en el Congreso del Estado, la abrumadora mayoría de los diputados han alcanzado un grado de madurez tal que les permite, incluso, a tomar acuerdos, aún en asuntos tan complejos y difíciles como este del destino de los dineros oficiales.

Esta vez, el proceso fue muy diferente al de hace cosa de un año, cuando sonaron las 12 campanadas del día 31 de diciembre y aún no había presupuesto para el 2019. 

Y cuando lo hubo fue ilegal.

Sin el quórum requerido, fue aprobado únicamente por algunos de los legisladores de MoReNa y esto dio lugar a una controversia constitucional, que todavía postergo por un par de semanas más la autorización del citado presupuesto.

Fue necesaria, incluso, la participación del Poder Ejecutivo para subsanar las diferencias. Tanto de un lado como del otro se cedió a tales y cuales planteamientos y a final de cuentas asignaciones y reasignaciones fueron aprobadas. Hubo quienes atribuyeron al presidente Andrés Manuel López Obrador, un cambio de actitud entre los diputados de su partido.

Como quiera que haya sido, el presupuesto salió adelante, y es el que se ejerce en la actualidad.

La diferencia es clara.

Esta vez, los diputados de todos los partidos acordaron trabajar en su análisis, desde el momento mismo en el que el documento llegó al Congreso: el 30 de noviembre próximo pasado. Tomaron la decisión de aprobarlo antes del 25 de diciembre y así fue, en efecto. Un marcado contraste que permite suponer que las cosas marcharán mejor, en un año altamente politizado, a pesar de que las elecciones se llevarán a cabo hasta junio del 2021.

Ojalá.

= ASIGNACIONES Y REASIGNACIONES =

Y bueno.

Del total de los 55 mil 659 millones y casi 250 mil pesos, se asignaron y reasignaron mil 300 millones, equivalentes al 2. 33 por ciento, canalizados especialmente a programas de tipo social.

En realidad no son muchas las partidas a las que los diputados puedan meterle mano. En su mayoría, son recursos federales, ya escrupulosamente etiquetados.

De la gran suma, 20 mil 551 millones serán ejercidos íntegramente por el Poder Ejecutivo; 794 mil, por el Judicial y 459 mil, por el Legislativo. Paraestatales recibirán 29 mil millones de pesos, para ser canalizados, exclusivamente, a sueldos y salarios.

Entre asignaciones y reasignaciones: 150 millones, para abono de la deuda del Instituto de Pensiones del Estado; 80 mdp, para la reubicación de los desplazados de la presa Santa María – una de las causas de la parálisis de esta obra de infraestructura hidraúlica – y 30 millones para el desarrollo pesquero, como compensación al ajuste en el gobierno federal.

Otra de las novedades: que por vez primera aparecerá en el presupuesto lo que se canalizará a cada obra del gobierno estatal, lo que hará mucho más fácil y práctico, su auditoria y supervisión.

En suma: un presupuesto que privilegia, entre otras cosas: educación, ciencia, tecnología, innovación, cultura y deportes.

Hay que puntualizar, obviamente, que la programación global del egreso es insuficiente, porque con tanta necesidad no hay, de plano, dinero que alcance; sin embargo, será mejor en la medida que se ejerza con disciplina, austeridad, creación e imaginación.

Así de simple.

= “EL CONCHO” =

Estaba atrapado entre los sesentas y los setentas.

El estilo de su pelo – a la moda de los roqueros de la época – lo delataba: largo y lacio; pero invariablemente bien peinado, ya con un tono blanquecino. Invariablemente con pantalón y camisa de mezclilla, con un paquete de discos entre sus manos y siempre con una sonrisa a flor de labios.

Era Concepción Beltrán Leyva, “El Concho”, ampliamente conocido no solo en Radio Universidad Autónoma de Sinaloa, ni tampoco en el medio del rock, sino en el ambiente de la música en general.

“El Concho” – fiel simpatizante de la 4-T y aficionado de los Tomateros de Culiacán – ya tenía años jubilado en Radio UAS, como conductor de su programa de rock (todos los días de 6 a 7 de la noche) y también productor; sin embargo, convenió con el directo de la radio, Willie Ibarra, mantener su programa hasta que el “cuerpo aguante”. En épocas de vacaciones, incluso, su emisión estaba al aire, casi siempre.

Aquí en Culiacán, el más grande conocedor de rock, de músicos de todas nacionalidades y canciones de todas las épocas. En esta materia, nadie sabía tanto como él.

Y había una historia que repetía con frecuencia: la integración de Polo, jovencito, baladista, del municipio de Culiacán, al grupo de los Apson Boys (de gran éxito a finales de los sesentas). Contaba “Concho”, que los APSON venían de Agua Prieta, Sonora, por carretera, con destino a la ciudad de México; pero que aquí su viejo auto se negó a seguir su marcha y que fue en el taller mecánico que les atendió, donde conocieron a Polo. Lo escucharon cantar y de inmediato lo unieron al grupo. El “Ultimo Beso”, de los APSON, interpretado por Polo, es un éxito, hasta la fecha.

Concepción entraba a su programa, cuando yo salía del mío, los martes y los jueves. Siempre le quitaba dos o tres minutos; pero no existía ningún problema con él. Todavía se daba tiempo, incluso, para detenerme y contarme algo, en un par de minutos adicionales. Siempre traía un tema a consideración.

“Concho”, aparentemente en buen estado de salud, tuvo muerte súbita, la mañana del martes 24, en una noticia que nos consternó a todos sus compañeros de Radio UAS y al medio de la música y la bohemia en general.

Así, creció, lamentablemente, la lista de comunicadores (de diferentes medios) que nos dejaron a lo largo de este 2019, trágico para quienes ejercemos esta actividad.

Nuestras condolencias para su familia.

Y descanse en paz.

= EL COLOFON =

Hasta aquí por hoy, que son vacaciones.

Con nuestros mejores deseos para esta semana de Pascua y el año que está por llegar.

Dios los bendiga.

=0=

Print Friendly, PDF & Email
Anterior Sinaloa sale ganando con presupuesto 2020: Quirino
Siguiente Invita nutrióloga a no caer en excesos esta época decembrina

Sin comentarios

Deja una respuesta