DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER, ¿QUE HAY QUE CELEBRAR?


Comparte ésta información con tus contactos

Día Internacional de la Mujer: ¿Qué pasó el 8 de marzo de 1857?


Historia del Día Internacional de la Mujer

El incendio de una fábrica de camisas de Nueva York en el que murieron 146 personas marcó la lucha por los derechos de la mujer

Dos integrantes de un piquete durante la huelga de las camiseras de Nueva York de 1909, precedente del Día Internacional de la Mujer.

El Día Internacional de la Mujer del 8 de marzo fue declarado por las Naciones Unidas en 1975. Dos años más tarde se convirtió en el Día Internacional de la Mujer y la Paz Internacional. En Estados Unidos se celebra oficialmente tan solo desde 1994, a pesar de que es en aquel país donde se encuentran los orígenes de la conmemoración. ¿Por qué se eligió ese día?

La explicación más verosímil se remonta a mediados del siglo XIX, en plena revolución industrial. El 8 de marzo de 1857, miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema ‘Pan y rosas’ para protestar por las míseras condiciones laborales y reivindicar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil.

Fue una de las primeras manifestaciones para luchar por sus derechos, y distintos movimientos, sucesos y movilizaciones (como la huelga de las camiseras de 1909) se sucedieron a partir de entonces. El episodio también sirvió de referencia para fijar la fecha del Día Internacional de la Mujer en el 8 de marzo.

El capítulo más cruento de la lucha por los derechos de la mujer se produjo, sin embargo, el 25 de marzo de 1911, cuando se incendió la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York. Un total de 123 mujeres y 23 hombres murieron. La mayoría eran jóvenes inmigrantes de entre 14 y 23 años.

Según el informe de los bomberos, una colilla mal apagada tirada en un cubo de restos de tela que no se había vaciado en dos meses fue el origen del incendio. Las trabajadoras y sus compañeros no pudieron escapar porque los responsables de la fábrica habían cerrado todas las puertas de escaleras y de las salidas, una práctica habitual entonces para evitar robos.

Al no poder huir, muchas de las trabajadores saltaron a la calle desde los pisos octavo, noveno y décimo del edificio. La mayoría de las víctimas murieron por quemadurasasfixia, lesiones por impacto contundente o una combinación de estas causas.

GUD

El desastre industrial, el más mortífero de la historia de la ciudad, supuso la introducción de nuevas normas de seguridad y salud laboral en el país.

Antes de esta fecha, en EEUU, Nueva York y Chicago ya habían acogido el 28 de febrero de 1909 un acto que bautizaron con el nombre de ‘Día de la Mujer’, organizado por destacadas mujeres socialistas como Corinne Brown y Gertrude Breslau-Hunt.

En Europa, fue en 1910 cuando durante la 2ª Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague (Dinamarca) con la asistencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, se decidió proclamar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Detrás de esta iniciativa estaban defensoras de los derechos de las mujeres como Clara Zetkin Rosa Luxemburgo. No fijaron una fecha concreta, pero sí el mes: marzo.

gfsgdf

Derecho a votar

Como consecuencia de esa cumbre de Copenhague, el mes de marzo de 1911 se celebró por primera vez el Día de la Mujer en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Se organizaron mítines en los que las mujeres reclamaron el derecho a votar, a ocupar cargos públicos, a trabajar, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

Coincidiendo con la primera guerra mundial, la fecha se aprovechó en toda Europa para protestar por las consecuencias de la guerra.

La celebración se fue ampliando progresivamente a más países. Rusia adoptó el Día de la Mujer tras la Revolución comunista de 1917. Le siguieron muchos países. En China se conmemora desde 1922, mientras que en España se celebró por primera vez en 1936.

El color morado es el color representativo del Día de la Mujer, y el que adoptan las mujeres o los edificios como signo de la reivindicación. Fue el color que en 1908 utilizaban las sufragistas inglesas. En los 60 y los 70 las mujeres socialistas escogieron este color como símbolo de la lucha feminista y posteriormente se le asoció a la jornada que se celebra cada 8 de marzo.

Las mujeres del mundo desean y merecen un futuro igualitario sin estigma, estereotipos ni violencia; un futuro que sea sostenible, pacífico, con igualdad de derechos y oportunidades para todas las personas. A fin de lograr este objetivo, el mundo necesita mujeres en todas las mesas en las que se tomen decisiones.

Este año, el tema del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”, celebra los enormes esfuerzos realizados por mujeres y niñas de todo el mundo a la hora de definir un futuro más igualitario y la recuperación ante la pandemia de Covid-19, y resalta las deficiencias que persisten.

Con la participación y el liderazgo plenos y efectivos de las mujeres en todos los ámbitos de la vida se consigue el progreso para todo el mundo. Sin embargo, las mujeres siguen sin tener suficiente representación en la vida pública y la toma de decisiones, tal y como refleja el reciente informe del Secretario General de las Naciones Unidas. Las mujeres son jefas de Estado o de gobierno en 22 países, y únicamente el 24,9 por ciento de los parlamentarios nacionales son mujeres. Al ritmo de progreso actual, la igualdad de género entre jefas y jefes de gobierno tardará otros 130 años.

Asimismo, las mujeres se encuentran al frente de la batalla contra la Covid-19, como trabajadoras del sector de la salud y en primera línea, y como científicas, médicas y cuidadoras; no obstante, ganan un 11 por ciento menos globalmente en comparación con sus homólogos masculinos. Como señala un análisis de equipos de trabajo sobre la Covid-19 de 87 países, solamente el 3,5 por ciento de estos tenían paridad de género.

Cuando las mujeres están al cargo, se observan resultados positivos. Varias de las respuestas más eficientes y ejemplares ante la pandemia de la Covid-19 han sido dirigidas por mujeres. Y las mujeres, especialmente las jóvenes, son quienes organizan movimientos diversos e inclusivos en línea y en la calle a favor de la justicia social y la igualdad o la lucha contra el cambio climático en todas partes del mundo. Sin embargo, las mujeres de menos de 30 años de edad representan menos del 1 por ciento de los parlamentarios a escala mundial.

Por todo ello, el Día Internacional de la Mujer de este año es un clamor a favor de la Generación Igualdad, a fin de actuar para conseguir un futuro igualitario para todas y todos. El Foro Generación Igualdad, la reunión más importante para la inversión y la adopción de medidas por la igualdad de género, dará comienzo en Ciudad de México entre el 29 y el 31 de marzo, y se clausurará en París en junio de 2021. Este evento congregará a personas líderes, visionarias y activistas de todo el mundo, de manera segura en una plataforma virtual, a fin de impulsar un cambio transformador y duradero para las generaciones venideras.

 

EN MÉXICO

8 de marzo: Día Internacional de la Mujer… y de la Niña y de la Adolescente

hg

El 8 de marzo se CONMEMORA el Día Internacional de la Mujer. No es un festejo, no es una celebración. No debe reproducir la imagen machista de las mujeres expresada en flores o felicitaciones.

El Día Internacional de la Mujer, que también es de la Niña y la Adolescente, es una conmemoración. Momento de reflexión, de subrayar los que debería ocurrir todos los días: el respeto y la garantía real de los derechos de todas las mujeres, las niñas, las adolescentes.

Es el momento también de impulsar que todas las escuelas de pensamiento feminista, de que todos los feminismos, hagan visibles y evidentes a las niñas y a las adolescentes, que también son mujeres, que también deben tener el respeto y la garantía de sus derechos.

Parece obvio que al decir “Mujeres” ya se “incluye” a las #niñas y a las #adolescentes. Sin embargo, como muchos genéricos en nuestro lenguaje, la gente entiende “Mujeres” sólo como mujeres adultas. Momento para ver si no se piensa este Día desde una visión “adultocéntrica”.

El Adultocentrismo es la visión de que las personas adultas son las que deciden por la niñez y la adolescencia porque estas no tienen la madurez para decidir. Por lo tanto, dentro de la lucha legítima por los derechos de las mujeres, hay que evitar que se reflexione desde el enfoque de que niñas y adolescentes tienen sólo “derechitos” conforme a su edad, que el goce pleno de los derechos humanos es para personas de edad adulta.

El #adultocentrismo es semejante, en sus estructuras lógicas, de lenguaje y de acción, a las estructuras de la #misoginia y el #machismo. Se comportan igual, victimizan de la misma forma a niñas y adolescentes. Por lo tanto, el adultocentrismo es una de las formas más sutiles e invisibles de la discriminación hacia las #niñas y las #adolescentes. Lo que no se nombra no existe.

Entre todas las tareas relevantes del feminismo y sus diferentes aristas, un importante desafío es visibilizar a las niñas y las adolescentes. Sus activistas deben tener presente, en la academia, en el cambio social, en la acción diaria, que al principio de sus vidas fueron niña y adolescente, y que esas etapas de su vida determinaron lo que hoy son.

Que en la realidad, la situación de las niñas y las adolescentes es más álgida que la de las mujeres adultas. La población de niñas, niños y adolescentes que vive en pobreza es del 53.9% y, sobre todo, en el caso de las niñas indígenas hablantes de lengua indígena se eleva al 90.8% (54% en pobreza extrema, 36.8% en pobreza moderada).

Por eso, este Día Internacional de la #Mujer, día de reflexión, de balance sobre sus derechos humanos, hay que pensar en que:

  • Los movimientos de defensa de los derechos de la mujer tienen que desarrollarse desde un enfoque No adultocéntrico y cuidar esta inclusión de sus congéneres en su discurso.
  • Los movimientos de defensa de la #niñez y #adolescencia deben incorporar la perspectiva de Igualdad de Género por la que han luchado incontables generaciones de mujeres. La diferencia entre niñas y niños, de acuerdo a los indicadores, las coloca en una posición de mayor vulnerabilidad.

Es un doble reto: empatar los derechos humanos de las mujeres con una visión incluyente de niñas y niños, sin Adultocentrismo y siempre con perspectiva de género en todos los casos. Si se da este equilibrio todas y todos habremos logrado un avance que se podrá conmemorar en México en los próximos Días Internacionales de la Mujer… y de la Niña y de la Adolescente.

 

Anterior Contagios de COVID-19 van en descenso en México; próxima semana sería nivel más bajo de la pandemia
Siguiente Dejan de transmitir programa de Andrés Roemer, señalado por agresión sexual