LO DIJO MONTOYA…SI YO FUERA DIPUTADO


Comparte ésta información con tus contactos

SI YO FUERA DIPUTADO


Por: Roberto Montoya Martínez

Una de nuestras garantías constitucionales versa en nuestro derecho de votar, pero
también a ser votado. Ese último derecho lo quiere ejercer un comunicador que tiene la
aspiración legítima de ocupar una curul, no para servirse de la gente, sino para servir a la
gente. Todas las mañanas se enfunda en el traje e un viejito cascarrabias que le da la lata a
su hermosa compañera. Antes de ello revolucionó los morning show radiofónicos con sus
dinámicas delirantes y su humor irreverente. Él es Gilberto Olivarría, quiso compartir con
nosotros su proyecto.

DESDE CHIQUILLO EMPECÉ EN ESTE JALEO

“Estoy en los medios desde los 17 años. Conoces de sobra mi trayectoria. Nos conocimos
en Radio UAS. ¿Te acuerdas? Ahí di mis primeros pasos como comunicador. De ahí me fui
a XESA como suplente, todavía formaba parte de GPM, después estuve en Grupo Acir,
primero como suplente en XEWS y después me quedé con la plaza de locutor en 100.1,
que por entonces era SPAZIO. Y Desde 2003 estoy en GPM. Paralelo a ello, estudié la
carrera de Economía, la cual nunca ejercí, porque lo mío, lo mío, es la radio”.

TENGO SUEÑOS POR CUMPLIR

“Me considero un hombre de retos, que sueña con cosas que se pueden hacer realidad, y
ahora que encabezo una familia, que ya rebaso el cuarto piso, tengo aspiraciones de
incursionar en la política. La situación, lo que actualmente está sucediendo, no es algo que
preocupe, me ocupa, pues pienso en el futuro de mis hijos. No soy gente de promesas,
dado que nunca incursioné en el servicio público. Pese a haber estudiado una carrera
donde pude haber desarrollado proyectos de carácter gubernamental por el bien común,
el destino me marcó el camino y, ya te la sabes, me dediqué a hacer radio”.

A LA GENTE HAY QUE ALENTARLA

“Te diré porque quiero ocupar un puesto público. Número 1.- Dada la interacción que
tengo con la gente día a día en mi labor como comunicador, me doy cuenta de sus
problemas e inquietudes. La gente quiere que los represente alguien de carne y hueso, no
el típico político que solo busca ser escuchado en una entrevista, y solo regresa a pedir el
apoyo del pueblo para reelegirse. Movido por eso los quiero representar, pues gracias a
quienes me escuchan, surgió esta aspiración legítima. En la política se necesitan gentes de
las que se les conozca su día a día. Tú sabes que en el quehacer del locutor te despojas de
todo filtro, pus la gente se da cuenta de lo que haces. Si ando de malas, lo nota, si estoy
de buen humor, también se nota. Yo que estoy enfundado en el personaje de Don Hilario,
la gente sabe que soy yo, más allá del bigote postizo y la peluca. Dada mi cercanía por el
público, deseo y quiero aspirar a un puesto de elección popular”.

¿POLÍTICO YO? ¡PARA NADA!

“Te diré que quiero ser diputado local por el distrito 12, donde tienes tu humilde casa.
Volviendo a tu pregunta, cada partido político tiene su ideología, y si alguien me quiere
jalar como candidato ciudadano, le entro. Yo abandero unos ideales, he de ahí mi deseo
de ser diputado, aclaro, deseo y aspiro. Cuando representas a un partido político, te
limitan. Yo deseo hacer historia, dejar un legado, puede que algunas de mis iniciativas
estén descabelladas, pero hablando en plata, el pueblo necesita estar motivado. Mi
bandera es la motivación hacia el ciudadano responsable, que limpia su calle, que respeta
el bando de policía y buen gobierno, que paga puntualmente sus impuestos. Yo no vivo en
ninguna privada, soy pueblo igual que tú, y de quienes leen esta entrevista. Vivo en una
colonia, donde el camión de la basura brilla por su ausencia, anegándose bolsas y bolsas
de basura, dejando un panorama grotesco en lo visual. Todas las calles tienen que
barrerse, yo barro mi acera cada vez que puedo. Es necesario que el gobierno motive y
aliente al individuo, porque si le llamo ciudadano, sería rallar en lo político, y te aclaro, no
soy político de carrera. Te pondré un ejemplo de una de mis propuestas, todo aquel
ciudadano que tenga su acera limpia, el gobierno le dé una remuneración económica
como aliciente. Al momento de pagar el predial, aparte de ser cumplido con el pago, tiene
su acera limpiecita, se le hará un descuento considerable. Es lo que necesita la gente,
motivación para que pueda vivir bien y feliz. Aclaro, que no se tome como dádiva, sino
como estímulo”.

YO SOY COMO CUALQUIERA

“Muchos dirán, -¿Identificado con nosotros tú? ¡No seas farolón! Eso dicen todos- Esas
voces críticas y escépticas ignoran que alguna vez viaje en camión urbano, ignoran que lo
poco que tengo, me costó trabajo ganármelo, ignoran que toqué muchas puertas para
llegar al sitio donde estoy. Te conozco todas las rutas de camión, las que existen y las que
desaparecieron. Te puedo decir con toda propiedad cuanto cuesta un kilo de tortillas. Yo
acudo a la tortillería todos los días, y no me apena. Yo soy un hombre igual que todos. Mi
actividad profesional no me hace un súper hombre. Yo soy raza, soy pueblo, soy una
persona común y corriente que procura economizar en la canasta básica, trabajo todos los
días sin descanso para sacar adelante a los míos. Por eso hago hincapié en gratificar, que
ese sería el término correcto para ayudar a quien sale delante todos los días contra viento
y marea. No hay dinero que alcance. La vida cada vez es más dura. El dólar va para arriba y
el peso sigue bajando, y no cambia en nada la situación. Es por eso que insisto en
estimular al ciudadano de bien, que no delinque, que respeta la ley y vive en paz con todo
mundo”.
Si yo fuera diputado….es es el sueño de Gilberto Olivarría, que en caso de que algún
partido lo arrope como candidato, se puede hacer realidad. Huelga aclarar que solo está
aspirando a ese puesto de elección popular. De antemano le deseamos el mejor de los
éxitos a Gilberto, porque suerte, la tiene cualquiera.

Anterior México pronostica ambiente muy frío con heladas en el norte y centro del país
Siguiente Aumenta a 80 por ciento deseo de japoneses de cancelar o aplazar Juegos Olímpicos