LOS PUNTOS SOBRE LAS IES


 Sobornos o aportaciones…?


                                      -Por José Angel Sánchez López-

 

La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos.                                                                                                        Louis Dumur

 

En el gran circo levantado por Andrés Manuel López Obrador con su supuesta o parcial lucha contra la corrupción, acaba de surgir una nueva pista circense  con su hermano Pío y el designado pero aun no oficializado titular de la dependencia que manejará las compras de medicinas, David León, como estrellas.

 

Un reportaje del equipo de Carlos Loret de Mola exhibe videos donde David León hace entrega de paquetes con dinero al hermano de Andrés Manuel, dinero destinado a fortalecer a Morena y a la campaña del hoy presidente.

 

López Obrador se defiende asegurando que desconocía esos actos y a donde fue a ´parar el dinero pero luego justifica argumentando que se trató de aportaciones, no de sobornos.

 

“Aportaciones” que dice desconocer si ingresaron contablemente a su partido, pero habla también de apoyos en levantamiento de templetes, sonido, gasolina, etc.

 

Se le olvida al presidente que se acuerdo con la ley, todo ingreso para partidos y campañas debe de ser registrado contablemente.

 

También se le olvida que esas “aportaciones”, en efectivo o en especie se consideran como ingreso y deben reportarse al INE al presentar los informes contables.

 

El no hacerlo es un delito y, a petición suya, ahora es un delito grave. Aunque lo pasado ya no entra en esa calificación.

 

Los videos muestran claramente y hasta hay partes en que el audio es claro, como Pío López Obrador recibe los abultados sobres que le lleva León.

 

El reportaje difundido por Latinus contiene los videos que en solo unas horas se han hecho virales en las redes.

 

Demuestra una vez mas que no solo los priistas y panistas son corruptos, sino también los hay en Morena.

 

Recordemos al señor de las ligas, René Bejarano, hoy dirigente del “Movimiento Nacional por la Esperanza” de Morena retacándose los bolsillos con fajos de billetes que le entregó el empresario Carlos Ahumada en marzo del 2004, destinados al proyecto de Andrés Manuel, en ese entonces jefe de gobierno del Distrito Federal.

 

Andrés Manuel se deslindó, como lo hace ahora y la culpa recayó solo en Bejarano que pagó con una temporada en la cárcel y luego sus compañeros lo reivindicaron para seguir siendo fiel aliado de López Obrador.

 

Hoy, Andrés Manuel afirma que los videos del momento, que distraen la atención sobre los de Emilio Lozoya, son una reacción de quienes han visto afectados sus intereses.

 

Y sostiene que “se trata de aportaciones que no tienen comparación con las reveladas por Lozoya, como la compra por 200 millones de dólares de una planta chatarra”. Se cuidó de no citar a Odebrecht y los apoyos a la campaña de Peña Nieto.

 

En efecto, los montos no tienen comparación, nada mas que tan delito es un “apoyo” ilegal de cien pesos como uno de cientos de millones de pesos.

 

Además, hay que considerar que salvo contadísimas excepciones, ningún “apoyo” es gratuito. Todos llevan un propósito.

 

Se trata de inversiones ilegales que buscan obtener concesiones a futuro, una vez que el apoyado llegue al poder.

 

Además, hay que ver el origen de los dineros.

 

En el caso de Odebrecht está claro cuales fueron el origen del dinero, los objetivos y las ganancias que tuvieron los “aportantes”.

 

En el caso de David León habrá que ver, conocer, el origen de esos dineros que le entregó a Pío… que seguramente no eran de su propio bolsillo.

 

Si la campaña de Peña Nieto tuvo recursos ilegales, aquí hay indicios que la de AMLO  también los tuvo.

 

Estamos totalmente de acuerdo que se investigue y se combata penalmente a los corruptos, a los que han saqueado a México y defraudado a los mexicanos.

 

Pero que se aplique la ley con todo su peso contra los responsables, sean quienes sean.

 

No solo con exhibirlos públicamente como se está haciendo con el llamado “juicio público” que pregona López Obrador, sino con la aplicación estricta de la Ley.

 

Y lo mismo vale para priistas, panistas, petistas, emecistas, verdes y morenos.
Print Friendly, PDF & Email
Anterior Promotores y entrenadores deportivos acuerdan regreso del futbol amateur con todos los protocolos de salud
Siguiente Gobierno de Sinaloa hace oídos sordos a demandas de trabajadores del sector salud.

Sin comentarios

Deja una respuesta