Pandemia ha aumentado riqueza de multimillonarios y dejaría más de 50 millones de pobres: Oxfam


Comparte ésta información con tus contactos

La organización internacional Oxfam propone una serie de reformas para cobrar impuestos a los más ricos y beneficiar al sector afectado económicamente por las medidas de confinamiento.


La pandemia de COVID-19 ha propiciado que la crisis económica y desigualdad en América Latina y el Caribe se agudice en los últimos meses.

De acuerdo con el informe ¿Quién paga la cuenta? de la organización internacional Oxfam, desde el inicio de los confinamientos, a mediados de marzo, la riqueza de las personas multimillonarias de la región ha crecido un 17%, lo que equivale a 48,200 millones de dólares.

Además, en este mismo periodo “han aparecido 8 nuevos multimillonarios en la región, es decir uno nuevo cada dos semanas.

En contraparte, el informe de Oxfam calcula que la pandemia por COVID dejará hasta 52 millones de personas en pobreza y se prevé que 40 millones perderán sus empleos durante lo que resta del año.

El informe señala que actualmente la región de AL y el Caribe es “el epicentro de la crisis económica” a nivel mundial y que las medidas de confinamiento y distanciamiento social, “extremadamente severas y/o prolongadas en algunos países no han logrado contener la expansión del virus”.

Refiere que la limitada capacidad de los gobiernos de la región para contener la pandemia se debe a los elevados niveles de desigualdad y de pobreza preexistentes a la crisis, junto con la alta informalidad y unas administraciones públicas con recursos insuficientes.

Sin embargo, aclara que antes de la pandemia, la región “ya se encontraba en serias dificultades, con un escenario de bajo crecimiento y alta desigualdad, así como una profunda precariedad y un déficit de servicios básicos.

Pandemia no afecta por igual

Aunque el COVID-19 no distingue entre pobres y ricos, la realidad de ambos sectores al enfrentar el virus es muy distinta.

En AL y el Caribe, cerca de la mitad de la población vive al día y con la informalidad como su única opción laboral aunque salir implique un  riesgo de contagio. Otro sector ha perdido su empleo y gastado todos sus ahorros.

En cambio, en el lado contrario se encuentra la población privilegiada que prácticamente es inmune a la crisis sanitaria y económica.

Las brecha entre pobres y ricos durante la pandemia se ejemplifican en los márgenes de ganancia obtenidos por las grandes empresas de Estados Unidos.

La lista es encabezada por Visa, que ha tenido una ganancia de más del 50%; seguida de Microsoft y Pfizer, ambas con más del 30%.

“Es claro que la crisis no nos afecta por igual, hay quienes han perdido mucho y, aun así, continúan aportando con cuidados, trabajo e
impuestos a este esfuerzo común (…) Esta crisis no pueden pagarla los de siempre. Es el momento que quienes concentran la riqueza y las grandes empresas que están generando importantes ganancias en medio de la crisis, contribuyan mucho más al esfuerzo de todos y todas”, se lee en el informe.

El documento señala que los gobiernos de la región enfrentan hoy la crisis más aguda en casi cien años, por lo que se ven enfrentados “a tomar decisiones críticas en cuanto a quién alcanzará el apoyo del Estado, la orientación de las políticas públicas y quiénes se beneficiarán de los paquetes de rescates”.

Plantea que la prioridad de los gobiernos debe ser proteger la vida de las personas y, especialmente, de quienes han sido más afectados por la crisis y la desigualdad.

Anterior AMLO pide a Salud explicar renuncia de encargada de vacunación; “no creo que haya nada extraño”, afirma
Siguiente COVID-19 dejará 9 millones más de pobres en México y volverá vulnerables a quienes no lo eran