LO DIJO MONTOYA, 18 DE SEPTIEMBRE DE 2022.


COMPARTE ESTA INFORMACION CON TUS CONTACTOS...

CHATA, CHATA PERO LAS HUELE


Por: Roberto Montoya Martínez

Domingo 18 de septiembre de 2022.

Atala Sarmiento estalló en cólera, y con justa razón, pues la gente del show de TV donde trabajó mucho tiempo, no la deja ni a sol ni a sombra. Acusa y denuncia que tiro por viaje le tiran hate tanto en público como en privado.

Lo que fue el colmo fue un twit donde se le mandó decir palera y lambiscona, solo por emitir palabras de agradecimiento a la que fuera un día directora de contenidos de la cadena. No es que hable en descargo de la Sarmiento, pero a esos batos no les embona ni un chile. Échense este trompo al’ uña.

Las querellas entre Ata y los de VENTANEANDO comenzaron desde que ella se fue del canal. Hay quienes dicen y aseguran que Sandra Smester le puso el dedo con la Chapoy por haberse ido a Televisa, lo cual propició su salida de Azteca, pues la presionaban para renovar un contrato leonino donde ganaría menos plata de la que estaba percibiendo.

A partir de ahí la blonda conductora ha sido descalificada por sus ex compañeros, que se regodeaban de sus fracasos en la pantalla chica, incluso de su breve paso por Azteca este año.

Lo que dio la puntilla fue un mensaje publicado en redes por Ernesto Hernández, el genio perverso que está al servicio de Paty Chapoy, que criticó de una forma ácida y cruel a Atala, solo por desearle lo mejor a Sandra Smester y reconocerle su valor como profesional de medios. De lambiscona y lamebotas no la bajó.

Aduciendo que se está valiendo de la zalamería para conseguir trabajo, haciendo recordar aquella canción de Kokín que decía: Help! Necesito Work! (¡Auxilio! ¡I need chamba!) .

Ahí fue donde la Sarmiento estalló y soltó todo, todo lo que se guardó en un directo en Instagram. La conductora argumenta que ha resistido estoica esos ataques, pues no quiere rebajarse al nivel de sus colegas que no amigos.

Pero lo escrito por el también conocido por LA MADRASTRA le llenó el saco de piedritas, y pidió con todo respeto a sus ex compañeros, que no la molesten, que la dejen en paz, pues ella no los hace en el mundo.

Ata también dijo que no ha caído ni caerá en provocaciones. Que de plano se olviden de su nombre, que de ellos también se va a olvidar.

Chata, chata pero se las huele. Atala Sarmiento ya se cansó de que la agarren de su puerquito. Que en casi 30 años de actividad profesional nunca se vio en la necesidad de quedar bien con un ejecutivo para conseguir trabajo, que no le hace a eso.

Es cuestión de principios. El equipo de la Chapoy tiene qué pensaría bien antes de volver a agarrarla de bajada a la cuñada de la choco.

Ella sabe muchas cosas y por prudencia ha callado, pero llegará el día en que le saquen el tapón, y se pondrá a cantar como un jilguero, y dudo que a la señora Chapoy le guste que su ex colaboradora se pase de la lengua. Cuidado. El que se ríe se lleva.

Anterior Autoridades de Salud llaman a elegir, cuidadosamente, servicios de cirugía y medicina estética
Siguiente Eligen a Alfonso Durazo como presidente del Consejo Nacional de Morena