LO DIJO MONTOYA, 6 DE DICIEMBRE DE 2021.


COMPARTE ESTA INFORMACION CON TUS CONTACTOS...

MAESTRO DE MAESTROS 2° PARTE



POR: Roberto Montoya Martínez

Siempre ES UN Deleite platicar con alguien apasionado y de gran cultura, como lo es Marco Ramírez, quien recordó sus inicios como misceláneo en una agencia de publicidad. Dicho empleo temporal lo acercó a lo que a la postre no solo es su pasión, sino también un estilo de vida: La Radio. Ahí conoció a los entonces monstruos sagrados de la locución, como lo fueron Humberto Astorga, Juan José Galindo, Guillermo Chucuán y francisco D. Montijo entre otras celebridades del micrófono. Mi cuate nos dejó picados. Es tiempo ya de que desembuche.

APODACA Y GASTÉLUM, ME INICIARON EN EL SINDICATO

“En tiempos del Chino Apodaca dentro del STIRTT, era yo un practicante. Más llegó Hilario Gastélum y obtuve mi plaza sindical. Con el apoyo de J. J. Galindo (QEPD) y del dirigente antes mencionado, me hice de mi plaza sindical. Un gesto que nunca podré olvidar. Se los agradezco de todo corazón”.

DE OPERADOR A PRODUCTOR

“Radio Sensación era el equivalente de MTV o Telehit en lo que toca a la radio local. Me acuerdo que Lorena Romo, fue continuista de dicha emisora, y nos daba libertad, en ciertos horarios, poner canciones de las nuestras. Tú conoces mi formación musical, que es más tendiente al Rock y al Metal. Con el consentimiento de la compañera antes mencionada, traíamos nuestro propio material, o incluso de los singles que llegaban de la radio para poner canciones de rock alternativo, Heavy Metal y cosas fuera de lo habitual, que por entonces se cargaba más al Pop que era lo más comercial. Partiendo de esas –trampitas- que hacíamos en los tiempos muertos –Dígase después de las 10 p.m.- surgió en mí el hacer un programa, pero no en una emisora de AM. Que conste que no estoy menoscabando a Radio Sensación que era de lo más escuchado en esa banda, sino que pegamos el brinco a una emisora de FM, cuyo concepto era 91X que venía de Guadalajara. El proyecto en cuestión tenía por nombre ALTERNIKA y en el cual participaba un condiscípulo nuestro, Arturo Miranda. Duramos poco en 91X, pues cambió su formato musical, pasando de ser popera a grupera. Entonces, nos hablan de Radiorama, te debo el nombre del gerente que estaba por entonces, como te decía, nos echan el grito, nos invitan a participar con nuestro programa los fines de semana por las noches por el 95.3, lo que ahora es @FM. Nos vino de perlas el cambio porque la estación tenía más rating, mayor cobertura y gran posibilidad de llegar a más radioescuchas. Así fue como me involucré en el proceso de producción de un programa. En ese entonces me mantenía reacio a participar como locutor, producto de mis inseguridades. Así fue como di el brinco de operador de consola a productor de programas de radio, recalcando, sin hacer uso del micrófono por las razones antes expuestas”.

LE SAQUÉ AL PARCHE

“ALTERNIKA llegó a su fin, debido a que mi compañero Arturo Miranda, quien a la sazón, era conductor del programa, recibió la invitación del señor Alfonso Millán (QEPD) para ser conductor de un programa de noticias. No solamente se fue él, también me fui yo a probar suerte. Iba yo a estar encargado de operar el programa. No duré mucho tiempo ahí, porque, la verdad sea dicha, no soporté la presión a la que don Alfonso sometía a todo su personal. A la luz de los años ahora me digo –Ese es el tipo de jefe que debe haber- En aquellos días, había un rigor tal que nadie aguantaba la vara. En la actualidad, ese tipo de liderazgo no existe, ya que es atentatorio a los derechos humanos. La de demandas y querellas judiciales que habrían de existir ese tipo de jefes. En ese entonces decidí bajarme del barco, no iba a tolerar ese tipo de trato que muchos consideran infrahumano. Por eso dije –Mejor que digan aquí corrió, que aquí quedó- para mis pulgas, lo mejor fue haber partido, ya que no soportaría las neurastenia y el griterío de ese caballero. De lo poco rescatable de ese trabajo es que todos recibían buen pago, dado lo grueso de su nómina, pero a ese precio no me podía quedar a trabajar, dado lo ríspido y tenso del ambiente laboral”.

UNA ESPINA CLAVADA

“Es de las pocas cosas de las que me he arrepentido, ya que pude haber hecho carrera en el periodismo. No pensaba anquilosarme como operador de consola, sino que a la postre brincar a ser reportero de calle”.

MI AMIGO BETO

“Alberto Ledezma es tantas cosas para mí. Es un gran colega y gran amigo. Antes de la pandemia lo vi en un partido de pelota y como si no hubieran pasado los años. Él fue sin duda mi maestro en eso de la producción e instalación de equipo para cabinas de producción. Beto tiene sobrada experiencia en cuanto a producción técnica, y asimismo la logística y organización e instalación de cabinas de radio y producción y grabaciones, hasta llegar al nivel del binomio computadora consola. A él le debo eso y más al gran Alberto. Puedo decir que aprendí del mejor”.

TUVE BUENOS MAESTROS

“Beto solo me enseño unos trucos, pero quien me inició en el arte de la producción técnica en radio fue Oscar Bastidas. Con él aprendí a trabajar a la antigüita, es decir, con cintas de carrete, cartuchos, discos lp, etc. Con Alberto fue distinto, me decía cuáles eran las conexiones de una consola y donde debían de ir. Estando fuera de la industria de la radio, le echaba la vuelta y con gusto me explicaba. Mi reconocimiento va también a los RAMONES, y no precisamente el grupo de Rock, sino mis camaradas, Ramón Cota y Ramón González. Ellos han influenciado en mí para poder trabajar con lo que en aquel entonces era novedoso, que era la dedición de audio por computadora. Mención aparte merece Ramsés Pablos, quien también fue uno de mis mentores. De cada uno aprendí lo mejor, y gracias a ello obtuve los conocimientos esenciales de la producción técnica”.
El 2000 fue una década toral para este maestro de maestros, pues no solo debutó como locutor, sino también como docente. Ambas actividades le han dado muchas satisfacciones. Por ahora le vamos a parar, ya que Marco fue por sus papotas y su refrescote. Hay que entenderlo, tiene muy sequita la garganta, seca de tanto parlotear.

Anterior Reprueba Iglesia católica reactivación del programa “Quédate en México”
Siguiente UNA REFLEXIÓN, 6 DE DICIEMBRE DE 2021.