LOS PUNTOS SOBRE LAS IES


Comparte ésta información con tus contactos

         Preparando el terreno…? 


                       -Por José Angel Sánchez López-
Es injusto que una generación sea comprometida por la precedente. Hay que encontrar un modo de preservar a las venideras de la avaricia o inhabilidad de las presentes. Napoleón I
Como ya lo hemos advertido en comentarios anteriores, el presidente Andrés Manuel López Obrador parece encaminar al país hacia una dictadura: la suya, con el control absoluto de los tres poderes de la Unión.
Aunque aparentemente no es propuesta de López Obrador la que hizo un Senador del partido verde para incluir un transitorio, el 13vo., en la reforma judicial para ampliar a dos años el periodo del magistrado presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldívar, la iniciativa aprobada por la mayoría morenista -con honrosas excepciones- y serviles legisladores de otros partidos y posteriormente aprobada por la Cámara de Diputados recibió de inmediato el beneplácito el titular del Ejecutivo. De la excepción destaca Porfirio Muñoz Ledo que ha atacado esta aberrante violación constitucional.
La propuesta aprobada ciegamente viola el artículo 97 de nuestra Constitución en su párrafo quinto, que señala: “Cada cuatro años, el Pleno (el total de ministras y ministros en conjunto) elegirá de entre sus miembros al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el cual no podrá ser reelecto para el período inmediato posterior”.
Ah…! pero para el veleidoso y caprichoso primer mandatario no se trata de una reelección sino de una “ampliación de mandato”.
Vaya curioso modo de querer justificar una flagrante violación constitucional, como lo han señalado expertos juristas.
Ante este hecho de “ampliación de mandato”, el magistrado presidente beneficiado con el acuerdo aprobado por el Congreso ha guardado absoluto silencio y como dice el refrán “el que calla otorga” es de presumirse que está de acuerdo en que se pisotee de nuevo la carta magna por los responsables no solo de hacer y modificar leyes, sino de resguardarlas.
Esta disposición que será impugnada por inconstitucional refleja lo que hace tiempo venimos observando, aunque lo niegue: la obsesión por prolongar su mandato lo que llevaría a México a la dictadura.
Por ello, López Obrador está apurado por lograr mantener la mayoría de la Cámara de Diputados para su partido y los que lo acompañan, incluidos los recién aprobados por el INE y que ya juegan en los comicios del 6 de junio.
De lograrlo, y retener la mayoría en la cámara baja mas la compra de voluntades en la cámara alta estaríamos a un paso de la mas absurda violación constitucional para aprobar una ampliación del mandato presidencial.
El control del Congreso de la Unión.
Con un magistrado presidente de la Suprema Corte, mas los magistrado que ya ha colado y otros susceptibles de convencer, López Obrador tendría ya el control del Poder Judicial.
Así se concentraría en el poder Ejecutivo el control de los otros dos poderes constitucionales.
Entonces todos los caprichos del presidente que brotan en sus demenciales arranques de cólera serían impuestos, pésele a quien le pese.
Veríamos y sufriríamos en México lo que está pasando en Venezuela y ha pasado en otros países,
Afortunadamente el Tribunal Electoral acaba de avalar la decisión del Instituto Nacional Electoral para evitar que en las elecciones de este año vuelva a darse la sobre representación en el Congreso.
Esto, al igual que la cancelación de las candidaturas de Félix Salgado Macedonio en Guerrero y Raúl Morón en Michoacán pusieron al borde del desquicio al presidente que pretende desaparecer esas instituciones que regulan y vigilan los procesos electorales
Dos instituciones no controladas por el poder ejecutivo, con autonomía, que garantizaron su triunfo y de MORENA en las elecciones del 2018.
Tiene la mira puesta en ellas.
De ahí la necesidad de que las elecciones que se avecinan le den un revés que permita la llegada de nuevos legisladores que no sean serviles mandaderos del presidente y sirvan de contrapeso para regular las acciones del poder ejecutivo.
De volver a ganar la mayoría en la Cámara de Diputados y consumarse el atentado contra nuestra Constitución estaríamos a las puertas de una dictadura.
Anterior Labores de Descacharrización continúan su curso en la ciudad de Culiacán
Siguiente En foro virtual, claman artistas por nueva infraestructura cultural y el regreso del programa PECDAS