PARTIDOS POLÍTICOS. DEMOCRACIA COMPROMETIDA


Comparte ésta información con tus contactos

Demasiados partidos. Costos muy elevados y servicios públicos cada vez más escasos frente a un gobierno que se le desmorona el País.


Muchos registros de partidos y un Instituto Nacional Electoral cada vez más amenazado
en acotarle sus atribuciones en materia electoral.

El Presidente quiere que los lineamientos que dicta desde su Palacio Imperial, se atiendan en sus términos ante un
Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que en vez de dictar sentencias que propicien un equilibrio constitucional se ha convertido en una amenaza para la democracia nacional.

Es un imperativo que la democracia se afiance en un País que parece no encontrar todavía dirección y rumbo. La libertad de asociación, es un derecho de todos, conforme lo establece la constitución. Pero será justo llegar al extremo de crear nuevos partidos al grado de que muchos ciudadanos no se explican porque tanta flexibilidad si representan un costo considerable para la finanzas nacionales.

No quiero mencionar cuantos partidos tenemos en México, pero el número es terriblemente alto. El Instituto Nacional Electoral no es capaz de dimensionar en el proceso de verificación de requisitos para la constitución de los mismos, los costos presupuestales tan elevados que proporcionará por cada elección, de conceder el registro? Cuantos partidos políticos satélites tenemos en este proceso electoral? Que vergüenza.


Los partidos con registro, en su gran mayoría, no participan solos, siempre recurren a las alianzas, porque así no corren riesgos de perder el registro, y el financiamiento que reciben. En muchos casos, hemos tenido partidos políticos de familia y afines a organizaciones muy ligadas al gobierno como el ya desaparecido Nueva Alianza y otros.

Por tal motivo, sería conveniente que en el texto del artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se agregara una fracción, en la que se establezca, la prohibición de las alianzas entre los partidos y que cada elección en la que participen, deberán obtener cuando menos el 5% del total de la votación válida emitida de la elección que corresponda.

Quieren registro, que solos lo defiendan. Mucho le cuesta a la Nación sacrificar servicios públicos de calidad para financiar a holgazanes y aventureros de la política. Hoy la situación financiera del País no está para dispendiar recursos económicos en partidos políticos que no aportan utilidad ni al País menos a la consolidación de la democracia nacional.

La sociedad organizada se ha vuelto indiferente, parece no interesarle manifestarse para que cesen los registros de partidos, o quizá se deba porque aun haciéndolo, finalmente se resuelve lo que el grupo político en el poder les ordena. Gobierno autoritario. Democracia pagada.

No comparto la idea de que entre más partidos políticos se registren, más presencia tendrán las minorías en las esferas del poder público. No hay que caer en esos engaños, es una forma de degradar la política, es dar oportunidad a quienes buscan lucrar con la política porque carecen de convicciones y su lucha no es por el progreso nacional.


Urge una ley nacional de partidos políticos, debe regularse la creación y funcionamiento de los partidos políticos, y que el financiamiento de los mismos sea costeado por su militancia y por sus simpatizantes. Ya basta que los dineros del pueblo se destinen a pagar holgazanería e improductividad. 2021, votemos por la expedición de una ley nacional de partidos políticos.

Anterior Cambios importantes en la RMF 2021 (2da versión anticipada del SAT)
Siguiente Vacunas, migración y cambio climático, los temas de la reunión virtual entre AMLO y Biden.